¿Se podrá eliminar el cáncer?

El mes pasado, el Premio Nobel de Medicina fue otorgado por dos descubrimientos científicos innovadores que anunciaban “una revolución en el tratamiento del cáncer” y “un cambio fundamental en la forma en que vemos cómo se puede controlar el cáncer”. Uno de ellos acudió a un carismático y armónico tejano llamado Jim Allison por sus avances en la inmunoterapia contra el cáncer. Su descubrimiento había resultado en resultados transformadores para los pacientes de cáncer y una nueva dirección radical para la investigación del cáncer.

Sin embargo, muchos pacientes de cáncer, e incluso algunos médicos, apenas han oído hablar de la inmunoterapia para el cáncer o se niegan a creerlo. Aquellos que tienen dificultades para entender el nuevo menú de opciones y separar la esperanza razonable de la exageración.

Avances científicos

“El surgimiento de la inmunoterapia para el cáncer ha ocurrido tan rápidamente que es difícil para los científicos, y mucho menos para los médicos y pacientes, llevar un registro de todo”, explica el Dr. Daniel Chen, oncólogo e investigador de Stanford que ayudó a llevar algunos de los nuevos avances del cáncer del laboratorio a la clínica. “La marea de datos nos sigue enseñando conceptos fundamentales sobre la interacción del sistema inmunológico humano y el cáncer humano.” También nos está trayendo nuevos e importantes enfoques para el tratamiento – y posiblemente la cura – del cáncer. “Así que, estos datos deben ser diseminados lo más rápido posible.”

Se estima que casi el 40% de nosotros será diagnosticado con cáncer en nuestras vidas y, hasta hace muy poco, hemos tenido tres opciones básicas para lidiar con esa noticia. Nos hemos operado durante al menos 3.000 años. Añadimos la radioterapia en 1896. Luego, en 1946, la investigación de la guerra química condujo al uso de un derivado del gas mostaza para envenenar las células cancerosas y el advenimiento de la quimioterapia. Más recientemente, también comenzamos a envenenar el cáncer a través de medicamentos que intentan matar de hambre a los tumores de nutrientes o el suministro de sangre.

Una enfermedad letal…si no se coge a tiempo

Las técnicas tradicionales de “cortar, quemar y envenenar” son eficaces en aproximadamente la mitad de los casos. Es un logro médico loable que también deja atrás a la otra mitad de los pacientes de cáncer. Según la agencia internacional de investigación sobre el cáncer de la Organización Mundial de la Salud, esto se traduce en 9.055.027 muertes en todo el mundo sólo en 2018.

Nuestra defensa habitual contra las enfermedades es nuestro sistema inmunológico. Hace un excelente trabajo de clasificar lo que no pertenece al cuerpo y atacarlo – excepto cuando se trata de cáncer. Durante 100 años, las razones detrás de ese aparente fracaso fueron un misterio. El gran avance de Jim Allison fue la comprensión de que el sistema inmunológico no estaba ignorando el cáncer. En cambio, el cáncer se estaba aprovechando de trucos que cerraban el sistema inmunológico. Pero, ¿qué pasaría si pudieras bloquear esos trucos y liberar las células T asesinas del sistema inmunológico contra la enfermedad?

El truco que el laboratorio de inmunología de Allison en la Universidad de California, Berkeley, encontró involucraba una proteína en la célula T llamada CTLA-4. Cuando se estimula, CTLA-4 actúa como un disyuntor en la respuesta inmune. Estos frenos, que él llamó puntos de control, evitaron que los asesinos de células se salieran de control y destrozaran las células sanas del cuerpo. El cáncer se aprovechó de esos frenos para sobrevivir y prosperar.

En 1994, el laboratorio desarrolló un anticuerpo que bloqueó el CTLA-4. “A grandes rasgos, es como tomar un ladrillo y atascarlo detrás del pedal de freno de células T”, explica el Dr. Max Krummel, inmunólogo que había trabajado con Allison en el CTLA-4. Cuando lo inyectaron en ratones cancerosos, el anticuerpo se atascó detrás del pedal de freno del CTLA-4 y evitó que se detuviera el ataque de las células T. En cambio, las células T destruyeron los tumores y curaron el cáncer.